consultas@workgym.com.uy 099 596 600
Meditación
febrero 16, 2016 No hay comentarios

Recomendaciones básicas para hacer meditación

Al principio, cuando nos disponemos a meditar por primera vez, sentimos que nos enfrentamos a una misión imposible. Si bien sabemos que podemos hacerlo en cualquier lugar y que no lleva mucho tiempo, las primeras veces son difíciles. Una vez que le agarramos la mano, sin embargo, aprendemos a aclarar la mente de forma rápida y notamos sus beneficios.

Ahora bien, ¿qué supone meditar? Muchos creen que se trata de poner “la mente en blanco”, pero no es así, porque nos es imposible hacerlo; nuestra mente está en permanente actividad. Meditar supone enfocar la mente y nuestros pensamientos en una sola cosa: el ahora. Debemos olvidarnos del pasado y no proyectar el futuro. ¿Y cómo se hace? Si bien suena fácil, es muy difícil lograr la concentración que requiere.

 

¿De qué se trata?

Primero debemos sentarnos en algún lugar, con las piernas cruzadas y la espalda recta. Luego, de a poco, debemos concentrarnos en nuestra respiración. En inspirar y expirar el aire. En cómo inflamos y desinflamos el pecho. Debemos prestar total atención a lo que estamos haciendo, de forma tal que olvidemos qué es lo que nos rodea, qué se escucha a los costados, y los olores que nos circundan. No debemos permitir que los hilos de pensamiento se crucen en el camino, sino que tenemos que estar presentes al cien por cien.

La meditación se puede incorporar, sin problema, en la rutina diaria de cada uno. Es cuestión de tomarnos cinco minutos. Podemos hacerlo mientras vamos en ómnibus o en auto al trabajo (si no nos toca manejar, claro), mientras caminamos, o antes de dormir, en la cama. Incluso podemos tomarnos unos minutos en el trabajo, de esos que nos sirven para relajar la mente y volver con más energía a encarar las tareas, y meditar en el escritorio. Claro que depende mucho de lo que nos rodea (y si hay gente alrededor), pero siempre es bueno, si se tiene la posibilidad, cerrar la puerta de la oficina, escuchar música relajante y meditar unos minutos.

 

¿Y los beneficios?

El primero y principal: previene y cura el estrés de todos los días. La meditación nos ayuda a relajarnos y a disminuir la ansiedad, que provoca que vivamos más felices y que enfrentemos mejor las complicaciones que nos van surgiendo.

Si meditamos antes de acostarnos, por ejemplo, dormiremos mejor, que no es un detalle menor para los que nos cuesta conciliar el sueño. También es buena para curar los problemas musculares y de articulaciones. Aumenta la capacidad de concentración y permite una mayor oxigenación de órganos. Y, en otro plano más profundo, ayuda a mejorar el humor y nuestra estabilidad emocional.

Si vos ya lo practicás en el hogar o en el trabajo, comentanos si te ha servido, y dejá tus recomendaciones para que otros las tengamos en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by Nexostudios.