consultas@workgym.com.uy 099 596 600
marzo 3, 2017 2 comentarios

Cómo mejorar la circulación de las piernas

Una de las afecciones más comunes en las piernas son los problemas de circulación. Al pasar por las piernas, la fuerza de gravedad hace que el sistema circulatorio deba hacer un mayor esfuerzo para llevar de nuevo la sangre al corazón. Esa dificultad circulatoria provoca distintos síntomas en las piernas: dolores, pesadez, cansancio, calambres, inflamaciones o patologías más serias como várices o flebitis. Sobre todo después de los cincuenta años, es frecuente sufrir algunos de estos problemas en las piernas, que afectan la calidad de vida sobre todo si se tienen rutinas laborales muy sedentarias, ya sea trabajando largas horas de pie o sentados en escritorio.

Romper el sedentarismo es el primer paso para comenzar a mejorar la circulación de las piernas. Hay varios ejercicios específicos para aliviar los problemas circulatorios y prevenir síntomas más graves. Pero incluso aunque no sientas dolores, es importante incluirlos en la rutina de ejercicios para tener piernas y pies más fuertes, activos y saludables.

varicesLas várices son una de las principales señales de la mala circulación en las piernas

Ejercicios para mejorar la circulación de las piernas

 

En la oficina o en casa:

Ejercicios de piernas: En Workgym recomendamos estas rutinas para fortalecer y estirar las piernas que ayudan a quebrar con la jornada sedentaria:

 

Flexiones de pies: De pie o sentados, mover las puntas de pie hacia adentro y afuera, lentamente. Ahora tomando asiento, levantar la punta de los pies y quedar solo con los talones apoyados; luego elevar el talón apoyando solo los dedos de los pies. Ir alternando talón-punta en unas veinte repeticiones.

Levantar los pies: Recostarse en el suelo y levantar las piernas es una simple postura que ayuda mucho a devolver la sangre de las piernas al tronco superior, evitando formación de várices y aliviando posibles dolores. Un buen ejercicio es mantener las piernas elevadas y abrirlas y cerrarlas por unas quince repeticiones.

Emular bicicleta: También recostados en el suelo y con las piernas elevadas, lentamente se realiza un movimiento similar al de la bicicleta. Es uno de los ejercicios más favorables para activar el retorno de la sangre al resto del cuerpo, además de que fortalece las piernas.

Al  aire libre:

Caminar: Treinta minutos diarios de caminata son suficientes para mejorar todo el sistema cardiovascular. Caminando se fortalecen los vasos y se promueve el flujo sanguíneo, además de otros mil beneficios que te contamos en este post.

ejercicio-piernas

Bicicleta: Si emular la bicicleta es bueno, usarla también. Andar en bicicleta es un excelente ejercicio para las piernas, además de ser una actividad muy desestresante y un medio de transporte ecológico y gratuito. ¿Qué tal la semana que viene cambiar el ómnibus por la bicicleta para ir al trabajo?

Natación: Al nadar todo el cuerpo recibe un masaje ligero que activa la circulación, además de que los pies y piernas se hacen más ágiles y se tonifican sin recibir el impacto de otros deportes terrestres que podrían ser contraproducentes para la circulación.

Más consejos para mejorar la circulación

No a los deportes de impacto: Como decíamos recién, hay deportes que no son recomendables si se tienen problemas circulatorios. El impacto constante de correr, el pádel, el tenis, o deportes de pelota dificultan más la circulación.

 

Dormir con pies elevados: Colocar un almohadón bajo los pies o levantar las patas de la cama es muy beneficioso para el retorno sanguíneo. Las piernas descansan más y se calman los dolores a causa de la mala circulación.

Piernas

Buena alimentación e hidratación: Los alimentos ricos en potasio (banana, frutos secos), vitamina C (limón, naranja, kiwi), vitamina B (pescado, hígado, legumbres). Evitar consumo de grasas y sal, ya que potencian la retención de líquidos. Y por supuesto, beber mucha agua para evitar toxinas y que la sangre no se espese.

Ropa y calzado: Cuando existen problemas circulatorios es fundamental usar ropa holgada, que no dificulte la circulación. También optar por calzado cómodo, en lo posible de diseño anatómico, y optar por medias de compresión para que los pies se mantengan más descansados. Evitar tacones.

Pausas activas: Si tu trabajo implica largos ratos en el escritorio, es importante mantener una correcta postura y no cruzar las piernas. Cada una o dos horas, tomarse una pausa para mover las piernas (puede ser una caminata de unos minutos, algunos ejercicios de flexión de pie o incluso ir hasta el escritorio de un colega en lugar de llamarlo por el teléfono interno).  Si no hay más alternativa que permanecer en el escritorio, procurar mover los pies y piernas (elevarlos juntos o alternadamente, por ejemplo).

Comentarios

    Menos sal, más salud - Cómo cuidarse en el consumo de sal

    […] hinchados debido a la insuficiencia cardíaca y la retención de líquido en las extremidades (en esta nota profundizamos sobre posibles problemas de circulación en las piernas y cómo […]

    Ejercicios de estiramiento para trabajadores de escritorio

    […] a la computadora muchas horas puede generar tensiones en el cuello, la espalda, los hombros y las piernas, incluso en personas que realizan ejercicio físico regularmente. Para evitar rigidez y dolores por […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by Nexostudios.